Recordar es Vivir. Conoce mi historia y mi fin.

Mira como me dejaste. En la siguiente foto estoy de mejor ver... Lee detenidamente, bueno, si es que te gustaría saber mi historia, e inicio: me compraron en una Mueblería a crédito en agosto de 1980. Mi único dueño se encontraba estudiando Bachillerato en un Instituto Tecnológico. Me llevaba todos los días de clase para alegrarlos en los intermedios de éstas, en otros momentos también alegraba a sus amigos con la música que mejor les gustaba, como fueron las de José Luis Perales; recuerdo bien que tocaba la canción "Me Llamas".  En todo momento me encontraba dispuesta al llamado de mi amo y de sus amigos. Siempre estuve a su lado con todas las energías para alegrar su corazón durante 10 años, luego de disminuir mi servicio me fueron haciendo a un lado de su vida hasta encontrarme arrumbada entre cosas viejas, hasta confundirme con ellas. Ahora vean como estoy: destartalada, con tierra y sin funcionar. Siento que después de un buen servicio me pagan con el abandono, que malos son los amos que nos tratan así. Me conformo con realizar el ciclo de vida material para seguir viviendo de acuerdo a éste, a beneficio del mismo o de la naturaleza.
Gracias medio social que mucho alegré, gracias corazones que les hice recordar el amor de su vida o el peor de los momentos amargos. Reflexión: Si en algún momento pudiéramos compararnos con las cosas, encontraremos una similitud que casi es totalmente igual, me refiero a que después de que servimos regresamos a la tierra. Siempre tenemos un origen, un qué hacer en la Tierra y un triste o alegre final. Adiós o hasta pronto, porque tal vez nos encontraremos en algún lugar; cumpliendo el refrán: "Arrieros somos y en el caminos nos encontraremos".
 
<iframe><noscript><xmp><pre> <!-- </body> y </html> -->