Conductas de Riesgo.

Las enfermedades de transmisión sexual o enfermedades venéreas son cada vez más frecuentes. La mayor parte de las ETS son tratables, pero todavía no se cuenta con tratamiento eficaz contra el virus de la inmunodeficiencia adquirida (SIDA) y, tarde o temprano, la muerte se presenta en la mayoría de los casos.

Aunque es posible contagiarse con el VIH por el uso de agujas contaminadas o, en raras ocasiones, por transfusiones sanguíneas, es más común que se transmita por contacto sexual. El virus, que está presente en el semen y en las secreciones vaginales, entra en el cuerpo a través de pequeños desgarros de la mucosa vaginal o rectal durante la actividad sexual. La transmisión del virus sólo tiene lugar por el contacto íntimo con la sangre, semen o secreciones vaginales infectadas. Se han descrito casos de VIH transmitido a trabajadores de la salud mediante la punción de aguja.

Las enfermedades de transmisión sexual debidas a infecciones por clamidias, gonorrea, herpes verrugas venéreas y sífilis son altamente contagiosos. Muchas de ellas se diseminan sólo por contacto sexual. Los microorganismos que causan las ETS, incluido el VIH, mueren tras unas cuantas horas de permanecer fuera del cuerpo humano. Sin embargo, ninguna de estas infecciones se contagia por el contacto casual, como el saludar con la mano o sentarse en la taza de un baño.

La única forma segura de prevenir las ETS y el SIDA es a través de la abstinencia sexual o que las relaciones sexuales tengan lugar exclusivamente entre dos personas no infectadas. En caso de contar con varios compañeros sexuales o que uno de ellos este infectado, el individuo está en alto riesgo de contraer una enfermedad de transmisión sexual.

Uso de Condones.

El uso constante y correcto de un condón de látex, así como evitar ciertas prácticas sexuales, puede disminuir el riesgo de contraer SIDA u otras ETS; pero los condones no eliminan por completo el riesgo. Algunos están elaborados con membranas de animales y los poros de estos condones de "piel" natural pueden permitir el paso del virus del SIDA. Se recomienda usar solamente condones de látex.

Para que sea eficaz, el condón no debe estar dañado, debe aplicarse antes del contacto genital y debe permanecer íntegro hasta que se extraiga al terminar la actividad sexual. La lubricación adicional (y ello sucede incluso con los condones lubricados) puede colaborar a que se evite la rotura del condón. Deben usarse sólo los lubricantes de base acuosa; los lubricantes a base de aceite pueden hacer que el condón se rompa.

Un nuevo condón para mujeres puede ayudar a reducir el riesgo de contraer una ETS. Muchas formas de anticoncepción en la mujer (como la píldora) no brindan protección contra las ETS; pero los resultados de estudios indican que el uso del nonoxinol-9, que es un espermicida, reduce la frecuencia de gonorreas e infecciones por clamidias. El uso conjunto de espermicidas y un diafragma también ayuda a dar muerte a las bacterias.

 

Conductas Arriesgadas.

Las diferentes prácticas sexuales acompañan distinto grado de riesgo de contraer la infección por el VIH. El coito anal receptivo (pasivo) es la más riesgosa, ya que el daño al ano y recto permite que el VIH ingrese a la sangre. En dicha relación, el copulante pasivo está en riesgo mucho mayor de contraer el VIH que el copulante activo, si bien este último puede adquirir la gonorrea y sífilis del recto del copulante pasivo.

La relación vaginal heterosexual, sobre todo con varios compañeros sexuales, conlleva el riesgo de contraer el VIH. Se piensa que este virus se transmite más fácilmente del hombre a la mujer que a la inversa.

La relación sexual oral-genital también es un posible medio de transmisión del VIH, gonorrea, herpes, sífilis y otras ETS.

ENFERMEDADES DE TRANSMISION SEXUAL.

 

En caso de sospechar una ETS, debe consultarse de inmediato al médico. Si se confirma el diagnóstico, es importante compartir esta información con el compañero o compañeros sexuales. En todos los casos de ETS, se recomienda abstenerse de la relación sexual hasta la eliminación completa de la infección.

 

 

Signos y Síntomas

Acerca de la enfermedad

Gravedad

Tratamiento

SIDA

  • Fatiga persistente e inexplicada.
  • Sudoración nocturna abundante.
  • Escalofríos con estremecimientos y fiebre mayor de 37. 7°C durante varias semanas.
  • Aumento de volumen de ganglios linfáticos por más de tres meses .
  • Diarrea crónica .
  • Dolor de cabeza persistente.
  • Tos seca y falta de aire.

La produce el VIH. Desafortunadamente, la prueba del VIH no es precisa inmediatamente después de la exposición, ya que se requiere tiempo para que el organismo produzca anticuerpos.

Pueden ser necesarios hasta seis meses para la detección de los anticuerpos.

El VIH debilita el sistema inmunitario a tal grado que se presentan enfermedades oportunistas(que normalmente el cuerpo debe combatir). El Sida es una enfermedad mortal; pero se han logrado adelantos recientes significativos en su tratamiento.

No se cuenta con una vacuna contra el SIDA. Se trata con antivirales, con amplificadores de la respuesta inmunitaria y con otros medicamentos que ayudan a prevenir o a tratar las infecciones oportunistas. Son promisorios los resultados logrados con una nueva clase de fármacos: los inhibidores de proteasas.

Clamidias

  • Dolor al orinar.
  • Flujo Vaginal en mujeres.
  • Flujo uretral en hombres
  • La infección puede carecer de síntomas

Puede producir cicatrices en las trompas de Falopio en las mujeres y prostatitis o epidimitis en los hombres.

Tocar los ojos con secreciones infectadas puede causar infección ocular. La madre puede transmitir la infección a su hijo durante el nacimiento y causarle neumonía o infección ocular

Se prescriben tres antibióticos. La infección debe desaparecer en 1 o 2 semanas.

Todos los compañeros sexuales de la persona infectada deben ser tratados, incluso en ausencia de síntomas. De lo contrario, se transmiten repetidamente unos a. otros la enfermedad

Herpes Genital

  • Dolor o comezón en la región genital.
  • Vesículas con líquido límpido o ulceraciones abiertas.
  • Es posible la presencia de úlceras genitales, invisibles cuando están en la vagina o en la uretra.
  • Episodios recurrentes.

Producido por el virus del herpes simple, habitualmente del tipo 2. Los síntomas se presentan 2 a 7 días después de la exposición. La comezón o ardor van seguidos de vesiculación y úlceras. Estas aparecen en la vagina o en los labios de la vulva, glúteos y el ano. En hombres, lo hacen sobre el pene, escroto, glúteos, ano y muslos. El virus permanece latente en las áreas infectadas y se reactiva periódicamente, produciendo síntomas.

No se cuenta con tratamiento curativo ni vacuna. La enfermedad es altamente contagiosa cuando existen ulceraciones. Los recién nacidos pueden quedar infectados al pasar por el canal del parto de madres con ulceraciones abiertas.

Los autocuidados consisten en mantener limpias y secas las ulceraciones. El aciclovir, antiviral de prescripción, ayuda a acelerar la cicatrización

Si las recaídas son frecuentes, puede administrarse por vía oral aciclovir para suprimir el virus. Otro antiviral, el famciclovir, también está disponible con prescripción médica.

Gonorrea

  • Flujo espeso y similar a la pus por la uretra.
  • Ardor al orinar y micción frecuente.
  • Aumento moderado del flujo vaginal e inflamación en las mujeres.
  • Flujo o irritación anal.
  • Fiebre y dolor abdominal

La gonorrea es causada por bacterias.

En los hombres, los primeros síntomas se presentan entre 2 días y 2 semanas después de la exposición.

En mujeres es posible que no surjan síntomas durante 1 a 3 semanas. La infección usualmente afecta el cuello del útero y, en algunas ocasiones, las trompas de Falopio.

Infección aguda y altamente contagiosa que puede adquirir cronicidad. En hombres puede llevar a epididimitis. En mujeres, puede diseminarse en las trompas de Falopio y producir enfermedad pélvica inflamatoria. Es posible que se formen cicatrices en las trompas e infertilidad. En contados casos, produce infección articular o de la garganta.

Muchos antibióticos son seguros y eficaces en el tratamiento de la gonorrea. Aunque es tratable, esta infección es cada vez más resistente a ciertos antibióticos.

Puede curarse con una sola inyección de ceftriaxona. También son eficaces otros antibióticos orales (cefxima y ciprofloxacina).

Hepatitis B

  • Coloración amarillenta de la piel y los ojos.
  • La orina tiene color de té concentrado.
  • Enfermedad parecida a la influenza.
  • Fatiga y cuerpo cortado.
  • Fiebre

La hepatitis B es producida por un virus. Algunos portadores nunca tienen síntomas, pero pueden transmitir el virus a otras personas.

La embarazada puede transmitir el virus al feto en desarrollo. Raras veces produce insuficiencia hepática y muerte.

No se cuenta con tratamiento. El reposo en cama ni os esencial; pero ayuda a sentirse mejor. Debe mantenerse una nutrición adecuada. No se debe consumir alcohol, ya que puede dañar el hígado. Se previene con vacunación.

Sífilis

  • Ulceras indoloras en los órganos genitales, recto, lengua o labios.
  • Aumento de volumen de los ganglios linfáticos en la ingle.
  • Erupción en cualquier parte de la piel , sobre todo en las palmas de las manos y las plantas de los pies.
  • Fiebre.
  • Dolor de cabeza.

Malestar y dolor en huesos y articulaciones.

Es una enfermedad compleja, causada por una bacteria.

Etapa primaria: úlceras indoloras en la región genital, recto o boca que se presentan de 10 días a 6 semanas después de la exposición.

Etapa secundaria: 1 semana a 6 meses después, erupciones con enrojecimiento en cualquier parte de la piel.

Etapa terciaria: después de un período latente, con frecuencia de varios años, se presentan la enfermedad cardiaca o deterioro mental.

Se cura por completo si el diagnóstico se elabora con prontitud y la infección es tratada. A falta de tratamiento, puede producir la muerte. En embarazadas, es posible su transmisión al feto, con lo que originan deformidades y la muerte.

Suele tratarse con penicilina.

Otros antibióticos pueden usarse en personas alérgicas a la penicilina. El individuo deja de ser infectante de la sífilis 24 horas después de iniciado el tratamiento.

Algunas personas no responden a las dosis usuales de penicilina. Estas deben ser objeto de pruebas sanguíneas periódicas para comprobar la destrucción del agente infeccioso.

 

 

 

1