Enfermedades de Transmisión Sexual.

Las enfermedades de transmisión sexual o enfermedades venéreas son bastante frecuentes en el adolescente y adulto joven por las siguientes razones:

Los adolescentes están teniendo relaciones sexuales cada vez con mayor precocidad.

Tiene una tendencia a cambiar de pareja con mucha frecuencia.

Generalmente no usan preservativos o espermicidas que los protegen.

Muchas veces están contagiados y no tiene síntomas, lo que los hace portadores de la enfermedad.

 

Las enfermedades de transmisión sexual son enfermedades que requieren siempre un tratamiento con antibióticos. De lo contrario, siguen propagándose por el organismo, provocando mayor daño, como la esterilidad o la muerte.

Por desgracia algunos jóvenes, no consultan a médico; por temor o vergüenza o ignorancia, buscando ellos mismos su propio tratamiento, lo que obviamente casi nunca es eficaz.

Es importante prevenir estas enfermedades, con una responsable sexualidad, manteniendo ojalá una sola pareja sexual, usando preservativos o espermicidas, asociados a una adecuada higiene genital y sexual.

 

Estas enfermedades se adquieren a través de un contacto sexual entre dos personas en la cual una de ellas está infectada.

Actualmente se le conoce como ENFERMEDADES DE TRANSMISION SEXUAL (ETS).

Su importancia radica en la trascendencia de tipo social, ya que son enfermedades muy frecuentes y de fácil contagio de persona a persona.

 

La GONORREA y la SÍFILIS son las más frecuentes. De la misma manera, la SÍFILIS se presenta constantemente aunque en menor magnitud. El SIDA es una ETS muy conocida en este último tiempo, con porcentajes cada vez más crecientes.

Ultimamente se están observando unas enfermedades muy difíciles de diagnosticar, pero bastante frecuentes en la población; son las denominadas URETRITIS NO GONOCOCICAS. Es decir, ETS que no son gonorrea pero que pueden dar molestias semejantes a ella.

 

SE llama PORTADORES ASINTOMÁTICOS a todas aquellas personas que no presentan síntomas. Muchos de ellos tienen una GONORREA o SIDA y no saben que están infectados.

Como en general su vida sexual es promiscua, contagiará a muchas personas. Como te das cuenta es un problema de salud pública, bastante serio e importante.

 

 

Infecciones Genitales.

 

Si eres mujer y estás eliminando una secreción amarillenta, espesa y desagradable por tu vagina, entonces tienes una infección vulvovaginal.

Esta se caracteriza precisamente por la eliminación de un líquido blanco amarillento y espeso por la vagina, a veces de mal olor y asociado a picazón y ardor genital.

Las causas de la infección son muchas, destacando las siguientes:

Aseo inadecuado de los genitales.

Uso de ropa muy ajustada que hace transpirar bastante la vulva.

Relaciones sexuales con hombres infectados.

Uso excesivo de antibióticos, que permite la proliferación de hongos.

Los principales gérmenes responsables de estas infecciones son los hongos, un parásito llamado trichomona y algunas bacterias.

En este caso te aconsejo que acudas inmediatamente a un médico para que te indique un tratamiento.

 

Si tienes relaciones sexuales, debes acudir con tu pareja ya que el tratamiento será para ambos. De lo contrario la infección continuará, dado que el germen no ha sido erradicado.

 

Mientras tengas la infección o estés en tratamiento, no debes tener relaciones sexuales. Son infecciones consideradas de transmisión sexual, y por lo tanto muy contagiosa.

 

Si eres hombre, generalmente no presentas molestias, por lo que no existe preocupación y por lo tanto no consultas al médico. Sin embargo, a veces, sueles presentar picazón, ardor o irritación en el glande o prepucio.

Lo fundamental es mantener una higiene adecuada, y para ello te aconsejo lo siguiente:

  • Evita la ropa muy ajustada sobretodo la de nylon o de fibra sintética, que hace transpirar demasiado.
  • Mantén tus manos y uñas limpias.
  • Evita la mala técnica de aseo, es decir, debes lavarte los genitales desde el ano hacia la vagina.
  • Usa siempre una toalla personal para tu aseo.
  • Evita el uso de papel higiénico, manteniéndolo en los genitales por mucho tiempo.
  • No retires tu ropa interior con los zapatos puesto, ya que es fuente de infección.
  • Después de las relaciones sexuales debes hacerte un buen aseo genital.

 

 

Gonorrea.

 

La gonorrea es una enfermedad venérea muy frecuente, siendo muy fácil detectarla en el hombre ya que se produce una secreción purulenta por la uretra con bastante dolor al orinar. En cambio en la mujer, es mucho más difícil detectarla ya que generalmente no da molestias y sí las da, no es muy específica y puede confundirse con otras infecciones genitales (se produce una secreción purulenta por la vagina).

La mujer infectada, que no da síntomas y además tiene una vida sexual promiscua, es muy peligrosa, ya que va contagiando a todo aquel varón que tenga relaciones sexuales con ella.

En caso de tenerla debes acudir inmediatamente a un médico, quien te indicará un tratamiento adecuado. Por ningún motivo debes automedicarte, usando un antibiótico cualquiera.

Además debes decir al médico con quienes has tenido relaciones sexuales, ya que dichas personas te han contagiado o tú las has contagiado. También deben ser tratadas.

No sientas temor ni vergüenza. Debes confiar en los profesionales de la salud, quienes respetaran tu intimidad.

¿ Qué sucede si la gonorrea no es tratada? Indudablemente estarán contagiando a otras personas.

Al no combatirse la bacteria, ésta irá infectando y destruyendo los órganos genitales internos de la mujer, tales como el útero y las trompas de Falopio, produciendo una enfermedad llamada "pelviperonitis", muy similar a una apendicitis, que requiere hospitalización y es de difícil diagnóstico y tratamiento.

Es causa de esterilidad de muchas mujeres, es decir, tendrán dificultad o no podrán concebir un hijo a futuro.

 

Sífilis.

 

La sífilis al igual que las otras enfermedades venéreas, solamente se contagia por el contacto sexual con una persona infectada.

Se puede fácilmente descubrir si luego de varios días de haber tenido una relación sexual aparece en los genitales (glande, prepucio, surco balanoprepucial en el hombre; labios mayores o menores, vulva en la mujer), una úlcera indolora de base dura, acompañada de inflamación de los ganglios de la ingle.

Si ello ocurriera, rápidamente acudir a un médico para que te haga un tratamiento que es cien por cien efectivo: si no lo haces, desaparecerá la úlcera y la infección se diseminará por todo el organismo dañándolo irreversiblemente.

 

La úlcera indolora que aparece en los genitales desaparece espontáneamente, dando la falsa sensación de curación. Pero no es así, ya que la enfermedad silenciosamente se difunde por todo el organismo, apareciendo algunos meses después una serie de manchas en la piel e inflamación de los ganglios de la axila, cuello e ingle. A este estado se le conoce como SIFILIS SECUNDARIA.

 

Si la persona tiene contacto sexual en esta etapa, contagiará inevitablemente a su pareja.

Posteriormente, al pasar los años, la enfermedad comienza a destruir órganos importantes, tales como el corazón, el cerebro y la médula espinal; produciéndose insuficiencia en el corazón, demencia, parálisis y la muerte. A este estado se le conoce como SIFILIS TERCIARIA.

 

Actualmente es muy difícil llegar a estos niveles, ya que el tratamiento de la sífilis es precoz y muy bueno.

 

SIDA.

El SIDA es una enfermedad de transmisión sexual recientemente descubierta (1981) que es producida por un virus que ataca y destruye las células blancas de la sangre (Linfocitos) que nos defienden de infecciones por gérmenes (bacterias, hongos, otros virus) y de proliferación de ciertas células cancerosas.

Actualmente el virus es mortal, ya que no existe vacuna ni medicamento que lo pueda destruir.

El SIDA se da con mayor frecuencia en personas con vida sexual desordenada y promiscua: homosexuales, bisexuales y heterosexuales promiscuos. Pero también se observa en adultos de vida sexual sana y en niños, los cuales se contagian preferentemente por transfusiones de sangre infectada (aunque este caso es más infrecuente).

 

La persona contagiada con SIDA presenta al principio síntomas muy vagos:

Baja de peso acentuada.

Diarreas crónicas

Ganglios en diferentes partes del cuerpo.

 

Posteriormente al estar sus defensas muy agotadas, presenta una serie de infecciones muy raras y de difícil tratamiento en los pulmones, el cerebro, en la sangre, etc. Y algunos de ellos comienzan a presentar tumores cancerosos en la piel (Sarcoma de Kapossi).

 

Todas las personas con SIDA fallecen, ya sea por alguna infección severa y/o algún tumor maligno difundido en el organismo.

 

Debes comprender que esta enfermedad es fiel reflejo de una sexualidad enfermiza y desenfrenada; la única forma de prevenirla y evitarla es a través de la educación y la información, principalmente al grupo de mayor riesgo.

 

Para esto es necesario lo siguiente:

Ten sólo una pareja sexual

Sé responsable con tu salud genital

Contrólate con un médico periódicamente

Usa condones si es necesario

Considera el amor como lo más importante en la vida y en la sexualidad.

 

Servicios de Salud.

 

Existen en los servicios de salud programas de ETS, en los cuales se controlan a las personas infectadas y a aquellas con alto riesgo de contagio.

Se les controla mensualmente, para ello se identifican con una credencial especial, en la cual están sus datos principales: nombre, vida sexual, controles de salud y tratamientos.

Como medida preventiva se les coloca en cada control un antibiótico inyectable. Si se encuentra alguna infección se trata inmediatamente.

En la actualidad se solicita un examen de SIDA.

También se educa con relación a las ETS; para evitar el contacto sexual con toda persona que tenga un exudado purulento por los genitales, úlceras, verrugas, etc.

Se les insta a usar condones o preservativos.

 

Es muy importante el examen ginecológico en la adolescencia, con el objeto de evitar infecciones y tumores.

Los siguientes serán las probables indicaciones que te llevarán a un examen:

1. Síntomas de infección vaginal

 

2. Menstruaciones anormales o irregulares.
3. Traumas en la región genital.
4. Atrasos en la aparición de la menarquia.
5. Para usar algún método anticonceptivo.